ABCESO DE LOS SACOS ANALES PDF Imprimir E-mail
Escrito por Carmen   
Jueves, 03 de Junio de 2010 14:51
 Los sacos anales son dos bolsitas que se encuentran a cada lado del anillo anal de los perros. Cada uno se conecta con el exterior por medio de un conducto que tiene su abertura cercana al borde piloso que rodea al ano. Estos sacos producen un líquido parduzco que se elimina al exterior cuando el perro defeca. Causas. Entre las causas de la impactación y absceso de los sacos anales intervienen distintos mecanismos, como el menor tono muscular que pueden tener los perros de pequeño tamaño y obesos, la menor eficacia de las heces blandas para exprimir los sacos, el aumento de secreciones en individuos seborreicos, etc. Algunos casos se complican con abscesos, habiéndose encontrado la participación de numerosos microorganismos (Staphylococcus spp, Streptococcus faecalis, E. coli, Proteus spp, etc.). Algunos autores consideran que existe una participación inmunológica secundaria a la infección. Cuadro clínico. El proceso cursa de forma aguda y es generalmente unilateral. Existe dolor intenso en la región perianal, por lo que el animal se lame y mordisquea la zona, y la arrastra sobre el suelo. A la inspección el área se observa enrojecida, sin pelo, edematosa y erosiva, presentando ocasionalmente los abscesos secreciones purulentas y fístulas. Tratamiento
  • Impactación: exprimir los sacos mediante presión manual.
  • Absceso: se debe drenar manual o quirúrgicamente, haciendo lavados posteriores con algún antiséptico. Con frecuencia es útil el uso de antibióticos tópicos administrados mediante cánula, aunque si existe afectación del estado general (fiebre o inflamación intensa), la antibioterapia debe administrarse vía sistémica.
  • En casos recurrentes es aconsejable la extirpación del saco anal.

Prevención

            Vaciar regularmente las glándulas perianales mediante presión manual. Para ello es preferible consultar con el veterinario. Artículo cedido por gentileza de: Centre Veterinari La Salut